Never stop exploring

Me siento frente a la condenada pantalla del ordenador todo el día, varios días, semana tras semana, y pienso: Neptuno!, si pudieras tan solo encontrar el botón de encendido